31 ago. 2016

Hasta pronto Shanghai



Hasta pronto Shanghai .  .  .  .  .  . 

Hoy paso una página que ha durado casi 3 años; cargada hasta los topes de experiencias y amistades, de viajes y de momentos inolvidables para abrir una nueva, prácticamente en blanco, lista para empezar a ser escrita, para llenarse de tachones, pero también de aciertos, para ser pintada de colores con dibujos, esquemas, líneas y todo lo que pueda imaginar.

Hasta pronto Shanghai .  .  .  .  .  . 

Gracias por darme todo lo que eres, tus mil y una facetas, toda tu vitalidad y energía, tu gente y tu cultura.
Sé que te voy a echar de menos:

Esos largos paseos por el Bund, sus infinitos y peculiares rascacielos y La Perla.
Comer barato casi en cualquier sitio, el “chao fan”, los noodles y la sabrosa pero dudosa street food,
Las tardes infinitas de happy hour en Yongkang Lu o de “puretillas” en el Windows.
El family, sus sándwiches de 5rmb y los triángulos de arroz, el Yolo y su “ma ma ni she” o los “coco-bolas” con 100 por 100 de azúcar.
Zonas como South Shaanxi, la French, Donghu Lu, Xintiandi o Yuyuan.
Alguna barbacoa en Yili, el calor de verano y la época de lluvias.
Ver chinos por todas partes y carteles indescifrables.
El ser Laowai, hablar sin que nadie te entienda y olvidar por momentos que estás en China.
El caminar sorteando todo tipo de objetos o entre lilongs.
Los chinos y sus siestas diarias, los taxis “mareones” y los cientos de silenciosas motos eléctricas.
Los “abredifíciles”, las dificultades idiomáticas y sus “cortocircuitos mentales”.
Reuniones en chino que duran horas y en las que no entiendes ni una palabra.
El agobio del “Fake”, People’s Square y Nanjing Dong Lu pero la fascinación al ver Pudong, al otro lado del Huangpu.
Mi primer piso en Xinzha Lu y el último en Laoximen, las fiestas en casa, “botebund” o Único.
Los viajes por Asia, dar clases en la Universidad de Suzhou, y por supuesto, LA GENTE.
Compañeros y amigos para siempre, algunos que ya se fueron, otros que se quedan pero sin los cuales Shanghai no hubiera sido lo mismo.

Hasta pronto Shanghai .  .  .  .  .  . 

Recuerdo como si fuera ayer el día que tomé la decisión, el día que compré los billetes de avión, ese primer viaje hacia lo desconocido…
El tiempo ha pasado rápido, como un suspiro, y así es como he llegado hasta hoy, 31 de Agosto, con mi vida empaquetada de nuevo y un viaje de vuelta, rumbo a España, mi casa.

Hasta pronto Shanghai  .  .  .  .  pero no hasta nunca. 
Nos volveremos a ver .  .  .  . de eso estoy cien por cien segura.


18 ago. 2016

India_Julio 2016



Hace casi dos semanas que volví de India.


Toda la información que acumulé a lo largo de ese mes ha reposado un poco en mi cabeza, pero, aun así, es complicado sintetizar, hacer balance, resumir en unas pocas líneas todo lo que allí viví.


Con una mochila de cincuenta litros a mi espalda y algún que otro bulto más, di comienzo a mi viaje el pasado día ocho de Julio. Una fecha que llevaba señalada en mi agenda desde hacía solo un mes, pero que se había convertido en el foco de toda mi atención.
No llevaba un plan de acción específico, ni fechas, ni rutas concretas; quién me iba a decir aquél día que todo terminaría encajando casi como por arte de magia y que terminaría recorriendo el país de Este a Oeste y de Norte a Sur.


Una vez llegué a Calcuta, creí acostumbrarme en pocos días a la ciudad, a su ruido, su gente, sus bulliciosas calles etc.
Ayudando en la Madre Teresa, junto a otros muchos voluntarios que desde el primer día fueron compañeros y amigos, parecía que los días volaban.
Un vaivén constante de despedidas y nuevas incorporaciones, pero, en el fondo, una rutina sobre la que apoyar esos primeros días en ese país del que aún me quedaba todo por descubrir.



Una calle cualquiera en Calcuta


Arquitectura con encanto


Visitando Templos Jainistas


En Calcuta por lo tanto establecí, por así decirlo, mi “campamento base” y mi punto de referencia, ya que, a los 13 días, mi culo inquieto montó en el primer tren, de los muchos que le seguirían, rumbo a Varanasi, junto a Adrián, que se negó a volver a España sin una visita a la ciudad sagrada del Ganges, de las cremaciones y los innumerables Ghats que la caracterizan.
Allí acuden gentes de todas partes del país, para purificar su cuerpo y alma en las aguas del río, bautizar a sus recién nacidos o incinerar a sus muertos.
A pesar de que ir en época de lluvias no fue la mejor idea, el ambiente y encanto de sus laberínticas callejuelas, esa mezcla de pueblo y ciudad, de bullicio y tranquilidad estaba intacto. 


Callejuelas de Varanasi

 A los dos días y tras haber recorrido cada rincón de Varanasi, tocó despedirse de Adrián y dar comienzo a lo que, en principio, sería mi ruta “sola” Agra, Jaipur y Delhi en tren.
Con el paso de los días me daría cuenta de que las coincidencias están a la orden del día y de que, como muchos auguraban, lo de viajar sola es solo un término relativo, ya que conocí a gente en cada una de mis paradas y lo que se dice, sola, pase mucho, pero muchísimo menos tiempo de lo esperado.

...

 Con el paso de los días me convertí en una experta en trenes y mapas y descubrí que ir “sobre la marcha” te muestra lugares inesperados, aunque también algún que otro momento de tensión, duda o desconfianza, en especial hacia la multitud de hombres que a cada paso intentan “ayudarte” o simplemente entablar una conversación que más bien parece una entrevista para una revista del corazón.

En cuanto a las ciudades, y a pesar de que cada una tiene su “algo” que las caracteriza; Agra, el Taj Mahal, Jaipur, su ciudad rosa y Delhi… su desarrollo. Todas ellas, y como es lógico, hablan el mismo idioma, (que no lengua) En todas ellas hay esa mezcla, ese desorden, esa acumulación de información, ese todo que hace de India lo que es y lo que podemos percibir cuando lo recorremos, solo como visitantes pasajeros.


Taj Mahal_Agra
Fuerte de Amber_Agra
 
Ciudad Rosa_Jaipur
 
Jama Masjid_Delhi
A poco más de una semana para regresar a China, dió comienzo mi última etapa del viaje: Embarqué en un avión en Delhi hacia el sur, Bangalore, para, a las 8 horas de llegar, coger de nuevo un tren nocturno y encontrarme con Arancha en Hampi, donde pasamos un par de días de naturaleza, yoga, comida rica, motos y algún que otro susto junto a un grupito de gente de lo más diverso; voluntarios y visitantes como yo, con los que no faltaron las risas y las anécdotas.

Templo de los monos_Hampi
El día 1 de Agosto, y de nuevo en tren nocturno, llegamos a Anantapur, en la provincia de Andhra Pradesh lugar donde la Fundación Vicente Ferrer lleva a cabo una excelente e increíble labor desde hace muchos años.
Nos acogieron en sus instalaciones y durante tres días tuvimos la suerte de poder visitar muchos de los proyectos, desde educación, desarrollo o ecología, hasta mujer o construcción.

 ...

A estas alturas del viaje, mi cuerpo ya había empezado a notar el cansancio acumulado, de los horarios locos, del dormir poco, de la comida y las muchas emociones. Solo quedaba un vuelo de vuelta a Calcuta, aquella ciudad que me dio la bienvenida hacía ya casi un mes y a la que ahora volvía de manera diferente.
Recorrí sus calles de nuevo con otra mirada, desde otro punto de vista.
Sin saber cómo ya no me sentía cohibida por los indios, pasaba desapercibida, a nadie le interesaba donde iba o de donde venía. Me sentí cómoda y más curiosa, más libre, como si de alguna manera me hubiese mimetizado con el entorno y formase parte de él.
Admiré su arquitectura y sus rincones, sus mercados y su increíble vegetación que encuentras mires donde mires, que lo envuelve todo y le da ese ambiente de historia de ficción, de escenario salvaje de ciudad-selvática…


Vegetación en las calles de Calcuta

 
Puente de Howrah_Calcuta

 El día 7 de Agosto, me vi a mi misma de nuevo con mi mochila, de noche, como el día que llegué, observando el exterior desde mi taxi, un espacio cerrado, inquebrantable, como una burbuja delicada pero que puede desplazarse en medio del caos, ajeno a lo que ocurre en él. 

Adiós Calcuta, Adiós India. 

Sé que no será en un futuro próximo, pero sé que volveré, para recordar éste, mi primer viaje de un mes, mi primer viaje sola y mi primer viaje a la India.